THE SARASTARRI CAVE

Who dares to set inside this cave? It has a gallery and a beautiful well, brimming with clean transparent water. It is said to be the dwelling place of many geniuses; there are also people who claim to have seen mari, Mother Nature, here

4. The Sarastarri route

The secrets of the cave

[Total: 0   Average: 0/5]

Urkullaga Hill › Sarastarri Hill › Agauz Hill › Leizadi Hill › Urkullaga Hill

This is an easy mountain route. It follows the GR 20.1 and there are some spectacular views. We can see the precipices del Domo de Ataun, the Aralar pastures, Markesane, the Lareo reservoir and many more things. We will also reveal the secrets contained in the Sarastarri cave.

  • Altura min.: 469 m.
  • Altura max.: 999 m.
  • Desnivel: 650 m. 662 m.
  • Distancia: 10,960 km.
  • Tiempo: 4 h.
  • Dificultad:
Ireki/Itxi

1. Urkullaga

Estamos en la cima de Urkullaga, en un entorno que rebosa mitología. Esta cumbre se encuentra en el barrio Aia de Ataun, así como los terrenos que se cruzan en el recorrido; ya que a los habitantes del barrio de Aia se les han llamado “gentiles”, bienvenidos a su territorio.

LA CIMA DE URKULLAGA:

Siempre se ha cuestionado la existencia de los gentiles, pero se han reunido pruebas que demuestran que aquí sí los hubo. Así se lo transmitió Joan Migel Agirre del caserío Mendiurkullu, que está cerca de aquí, a Jose Miguel Barandiaran. Joan Migel sabía de la existencia de los gentiles por haberlo oído en casa. De hecho, un pastor de este caserío, un antepasado deJoan Migel, solía ver por doquier huellas de gentiles en el barro cuando salía a por las ovejas.

Veamos más de cerca las huellas de los gentiles. Para ello seguiremos las señales del GR hasta alcanzar el primer haya del recorrido. 

Ireki/Itxi

2. Gentils in Armontaitz

AIZKERRI: ‘Gentiles en Armontaitz’

En Urkullaga, tal como ya se ha dicho, el pastor de Mendiurkullu encontraba todos los días huellas de los gentiles grabadas en el barro. Aquél pastor solía guardar sus ovejas en la cueva Armontaitz, que está un poco más abajo, para que pasasen la noche. Cuando por las mañanas iba a sacarlas, la entrada a la cueva solía estar llena de huellas. Pero aquél pastor no era el único que encontraba huellas; los del caserío Aiarre, que se encuentra bajando de la cueva, decían lo mismo.

Además, los gentiles no eran númenes o seres especiales, sino personas que no creían en el cristianismo. No es de extrañar que no fueran creyentes, pues en cierta ocasión la misma madre tierra les apareció en la cueva de Marimunduko.

Proseguimos hasta encontrar la cueva Sarastarri, pero nos queda un largo recorrido para llegar allí. ¡Ánimo caminante! 

Ireki/Itxi

3. The appearance of Marimunduko

LA CUEVA DE SARASTARRI: ‘La aparición de Marimunduko’

Hemos llegado a la cueva de Sarastarri. Esta cueva tiene dos caminos. Uno es largo y cómodo; el otro, en cambio, agotador, en el que no se puede avanzar debido a un profundo pozo.

Un grupo de carboneros que trabajaba en la zona solía sacar el agua que necesitaba de ese charco.

Un día, un carbonero joven fue a la cueva a por agua con su jarra, pero volvió a la chabola aterrado y sin agua. Entonces, uno de los carboneros jefes fue a la cueva, pero aquél también volvió a la chabola aterrado y sin agua. Los dos decían lo mismo: que en la boca de la cueva habían visto a una joven y hermosa mujer, de cuerpo esbelto, peinándose, la mismísima madre tierra, proveniente de Agaramunda y que era de Marimunduko, y que pensaron que semejante espectáculo en un sitio así no podía ser nada bueno y que decidieron huir.

Aquella joven sería de la familia de los gentiles, de las que habiendo vivido en cuevas desde tiempos inmemoriales, con la llegada del cristianismo habían entrado en las cuevas, porque de otra manera no se habría atrevido a entrar a una cueva; y es que todos los cristianos del entorno temen a los Maru que viven en la cueva de Sarastarri y deMarumendi.

Los Maru, espíritus con forma humana y con dos cuernos en la frente, son conocidos por secuestrar al ganado y a las personas que se acercan a ellos. Pocas personas se acercan aquí, por miedo a los Maru.

Pero miedo no sólo a los Maru, pues en esta zona existen otros seres. Los toros rojos también viven en cuevas y cavernas; por ejemplo, en las cuevas de Ubegi, situadas aquí abajo. Pregunten si no, en el caserío Aitzarteko Imatzene, donde recuerdan las historias de sus antepasados!

Tampoco nos fiamos mucho nosotros, y será mejor que nos alejemos de aquí. Visitando la cima de Sarastarri, nos acercaremos a la borda de Elorreta, para conocer las historias de los antepasados del caserío Imatzene. 

Ireki/Itxi

4. The three bfothers of Imatzene and the red bulls. Elorreta

ELORRETA: ‘Los tres hermanos de Imatzene y los toros rojos (I)’

Los tres hermanos de Imatzene se acercaron a esta zona un día Viernes Santo, con la intención de construir una chabola o borda parecida a ésta. Como estaba prohibido trabajar el día de Viernes santo, les aparecieron tres toros rojos. Al ver los toros se asustaron y huyeron.

Será mejor que nos marchemos de aquí, porque todavía tenemos cerca la cueva de Sarastarri y, aparte del riesgo que representan los toros rojos, los Maru también están ahí. 

Ireki/Itxi

5. The three bfothers of Imatzene and the red bulls. Agautz

AGAUTZ: ‘Los tres hermanos de Imatzene y los toros rojos (II)’

Por si acaso nos hemos separado de la cueva de Sarastarri y hemos llegado a la cima de Agauz. En la parte suroeste de esta cima se encuentra el puerto de Agauz.

Los tres hermanos llegaron a este puerto, pero al parecer no a tiempo. Desde aquí podemos bajar y adentrarnos en Aitzarte, la ruta que hacían los de Imatzene para ir a casa. Pero fue aquí donde el toro rojo pilló a uno de los hermanos; falleció en el acto. Los otros dos hermanos lograron huir de aquí, pero no por mucho tiempo. El segundo hermano fue embestido antes de que llegara a la altura de Erremedio. Y el tercero, muerto de miedo, consiguió entrar en casa, pero no hubo compasión para él, pues a los pocos días apareció muerto. 

A aquellos tres hermanos no les habría ocurrido todo aquello si en lugar de ser cristianos hubiesen sido gentiles, ya que así no hubieran cometido pecado trabajando un Viernes Santo. Por eso vivían tranquilamente los gentiles en esta zona, porque no temían ni a los toros rojos, ni a los Maru… Pero la cristianización trajo consigo la desaparición de los gentiles.

Vayamos, pues, a la cima del monte donde se sitúa el principio del fin de los gentiles, a Leizadi. Para ello, dejaremos a un lado las señales roji-blancas del GR y continuaremos de cumbre en cumbre; la siguiente la que nos interesa.

Ireki/Itxi

6. The end of the gentiles

LEIZADI: ‘El fin de los gentiles’

La cristiandad trajo consigo la desaparición de los gentiles, desaparición que fue anunciada por una hermosa estrella. Así adivinaron al menos los gentiles de Leizadi su propia extinción.

Cuando los gentiles vivían en una cueva de Leizadi, una hermosa y gran estrella apareció entre las nubes. Al ver semejante estrella, los gentiles, totalmente atemorizados, no podían prever lo que iba a suceder en el mundo.

En una de esas, sacaron a la entrada de la cueva un sabio gentil medio ciego y viejo le abrieron los párpados con una pala y lo pusieron mirando a las nubes, pensando que sabría entender lo que aquella estrella significaba.

Nada más verla, gritó:
El viejo gentil: ¡ay! hijos míos, ha nacido Kixmi, es nuestra perdición. Tiradme por el barranco . 

Los gentiles llamaban KIXMI a Jesucristo. Kixmi significa ‘chimpancé’.

Tal y como pidió el gentil, lo tiraron desde la cima de Leizadi hacia Aitzarte, colina abajo, y así murió.

Luego, cuando la cristiandad empezó a extenderse por el mundo, algunos gentiles se convirtieron al cristianismo y otros se desperdigaron y, pronto, desaparecieron

Y una vez conocida cómo fue la extinción de los gentiles, volvamos al punto de partida.

Ver el vídeo del recorrido