CALZADA DE BERRENOAKO

El actual camino, que une Navarra y Gipuzkoa a través del alto de Lizarrusti y que va paralelo al río Agauntza, data del siglo XIX. Anteriormente, sin embargo, había otro camino o calzada, que pisaremos en este recorrido. El recorrido lo empezaremos en Atxurrene, calzada arriba.

2. Ruta Berrenoa

Siguiendo las huellas de las brujas

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Puente de Atxurrene (Ataun) › Collado de Berrenoa › Puente de Atxurrene (Ataun)

Esta ruta es muy fácil y discurre por la calzada medieval de Berrenoa. Nos acercaremos a la “frontera de los malhechores”, y utilizando la imaginación, nos adentraremos en el mundo de los peregrinos, los contrabandistas y los arrieros, y veremos los rincones relacionados con la mitología vasca y en concreto con los mitos y leyendas vascas sobre la brujería.

  • Altura min.: 263 m.
  • Altura max.: 814 m.
  • Desnivel: 543 m. 561 m.
  • Distancia: 8,340 km.
  • Tiempo: 3 h.
  • Dificultad: Fácil
Ireki/Itxi

1. Atxurrene

El actual camino, que une Navarra y Gipuzkoa a través del alto de Lizarrusti y que va paralelo al río Agauntza, data del siglo XIX. Anteriormente, sin embargo, había otro camino o calzada, que pisaremos en este recorrido. El recorrido lo empezaremos en Atxurrene, calzada arriba.

ATXURRENE

Es la calzada Berrenoa, construida en la Edad Media. Desde el alto de Berrenoa hasta aquí, bajaba a Atxurrene y a partir de ahí seguía al río Agauntza. Debido a los conflictos que había entre el reino de Navarra y el de Castilla en la Edad Media, esta zona limítrofe de Berrenoa se conocía con el nombre de “la frontera de los malechores”. Por esta calzada discurría uno de los ramales del Camino de Santiago y, por lo tanto, era un camino concurrido, donde uno se podía cruzar con peregrinos, arrieros, contrabandistas, ladrones… ¡Incluso con brujas! Al menos eso es lo que se dice en la zona.

En Euskal Herria siempre se ha creído en brujas. Aunque hoy en día se relacionan principalmente con los akelarres, antaño las brujas podían hacer cosas buenas y cosas malas. El sapo, la serpiente, la escoba, el carnero… eran seres sagrados, que mostraban la fuerza de las mujeres. Mucha gente acudía a ellas pidiendo ayuda, ungüentos, hierbas medicinales y consejos. Las brujas eran las parteras de los pueblos, por lo que de la misma manera que daban vida también podía quitarla, mediante el aborto. Aprovechándose de eso, el mundo mágico se endemonió por así decirlo, al objeto de generar miedo y odio, inventando fábulas acerca de las brujas.

Pero existen brujas con magia, buenas y malas, hermosas y feas… seguidoras de la diosa Marimunduko. Marimunduko también tiene su rincón en Ataun, pues se dice que suele estar en la cercana cueva de Agaramunda (en las montañas ubicadas al norte de Atxurrene). Ella es la Madre Tierra, quien decide cuándo enviar sol o tempestad. Se desplaza por el aire de un sitio a otro en forma de una hoz de fuego, razón por la que se coloca delante de la casa una hoz o un hacha mirando hacia arriba en días de tormenta, para que no le pegue el rayo. Marimunduko o Mari también tiene su propio protocolo para el tratamiento, si es que no se quiere recibir ningún castigo por parte de ella: hay que hablarle de tu y no hay que darle la espalda; mientras esté delante hay que mantenerse en pie.

Siguiendo el recorrido que marcaba la calzada seguiremos adelante, escuchando historias de brujas. Cerca de aquí, debajo de un puente, existe un sitio que era el lugar de encuentro de brujas; desviémonos hacia ese lugar. 

Ireki/Itxi

2. Dantzaleku: Mandaibieta

MENDABIETA:

El puente de Mandaibieta que se encuentra a nuestros pies es el lugar de encuentro de las brujas en Ataun. Los seguidores de Marimunduko se reúnen todas las noches aquí. Las reuniones que se realizan por las noches son los akelarres, donde realizan sortilegios como el mal de ojo, maldiciones, y otros tipos de brujería, teniendo un carnero como representante del diablo. Marimur de Leitza, Mariarroka de Olazti y otras tantas se reúnentodas las noches aquí y en los parajes de montañas lejanas, entre las doce y el primer canto del gallo.

Creer o no en ello depende de cada uno, pero ha habido desapariciones de personas que han cuestionado la existencia de las brujas. Las brujas aparecían y, según se dice, esto era lo que decían:

“ Dicen que no, pero existimos; excepto Maripetraliñ todos nos encontramos aquí ”.

Además, tal como se dice en el pueblo:

Al parecer, existe todo aquél que tiene nombre… ”.

Por si acaso, es mejor creer en su existencia, y, en caso de encontrarse con las brujas, tener la clave para enfrentarse a ellas. En ese sentido, disponemos de diversas opciones para defendernos. La sola mención de la palabra Jesus las ahuyenta. También resultan útiles una cruz, el carbón, la ruda, el apio y otra serie de amuletos. Por otra parte, para saber quién es bruja y quién no, hay que ver si tiene algún lunar, porque las brujas no suelen tener lunares. En cambio, si con el dedo gordo se toca la muñeca o si rodea la muñeca con dos dedos de la otra mano, se trata de bruja.

Por lo tanto, existan o no, se crea en ellas o no, no hay que decir que no existen, porque en estos parajes sí existen, así como leyendas sobre ellas. Eso solía decir en la historia de dos hermanos del valle de Sakana.

Y es que un arriero de la Sakana Navarra solía venir a Ataun a vender sal; ambulaba de casa en casa, vendiendo sal a los ataundarras. En una ocasión, se le prolongaron las ventas en Ataun y, cuando emprendió el viaje de vuelta, le anocheció antes de que llegara al bosque y decidió quedarse en la zona de Berrenoa, para no tener que andar de noche.

Vayamos nosotros también, antes de que anochezca, hacia Berrenoa, y veamos qué le ocurrió a aquél arriero navarro. 

Ireki/Itxi

3. Dantzaleku: Berrenoa

BERRENOA:

Tal y como hemos empezado a contar, en la zona de Mandaibieta a aquél arriero se le alargó la jornada laboral y en el camino se le hizo de noche. Por su propio bien, decidió pararse en el descampado denominado Dantzaleku, hasta que amaneciera. Le resultaba conocido el sitio, porque en todos los pueblos del entorno había la costumbre de ir de romería a esta campa después de la misa celebrada en la ermita el día de San Pedro.

Dejó al mulo atado a un tronco de haya, subió encima de otro haya y allí se acomodó con la intención de pasar la noche. Se ve que temía a las fieras del bosque .

Tal como dice el dicho popular, “ a las doce de la noche el canto del gallo, cerca andará alguna bruja soberbia”.

Y mientras se encontraba allí, alrededor de la media noche, escuchó la conversación de un grupo de personas, que le parecieron que se estaban acercándo al collado de Berrenoa.

Inmediatamente, llegaron las brujas, un gran grupo de brujas, y empezaron a bailar montando un escándalo.

Después de un rato, apareció Maripetraliñ, y tras coger a un amigo lo colocó a su lado junto a un haya, y le dijo:

Maripetraliñ:¿Sabes que la hija del rey está enferma, apunto de morirse?
Sorgina1:Yo no.
Kontalaria: le contestó la otra.
Maripetraliñ: Muchos no saben por qué se encuentra así.
Sorgina1: ¿Pues?
Maripetraliñ: El pasado domingo, cuando esta chica estaba en misa y le ofrecían el pan bendito, dicen que se cayó un trozo y la chica lo escondió en el agujero que se encontraba en el borde de la lápida que se encontraba debajo. Ahora lo tenía un sapo en la garganta, sin poder tragar. Si al sapo le quitan el trozo de pan, lo limpian en tal fuente y le hacen comer al enfermo, se curaría enseguida.

Al instante el gallo cantó y las brujas se marcharon inmediatamente.

El arriero pasó la noche en silencio y vigilando. Aprendió bien lo dicho por las brujas y, al amanecer, se bajó del haya, cogió el mulo y volvió a su pueblo. Luego también acudió a donde el rey.

Al rey le contó lo que oyó en la zona de Berrenoa, y tras hacer lo que tenía que hacer, se le curó la hija. Como contraprestación al favor realizado, el rey convirtió en rico al arriero.

El arriero tenía un hermano, que tras escuchar esta historia decidió trabajar como arriero. En una ocasión que volvía de Ataun a casa, se paró en el prado de Berrenoa; escondió el mulo y se subió a un haya.

A media noche empezó la reunión de brujas y Maripetraliñ también apareció:

Maripetraliñ:¿Sabes que se ha curado la hija del rey?
Sorgina1: No. A ver si alguien nos está vigilando…
Maripetraliñ: Es posible, eh! Examinemos la zona, por si acaso.

Enseguida encontraron el mulo, así como el arriero encima del haya. Le bajaron y, atado al mulo, lo anduvieron arrastrándo de zarza en zarza.

Menos mal que tras cantar el gallo las brujas tuvieron que marcharse, porque si no el hermano del arriero, no hubiera salido vivo.

Al amanecer, el arriero, herido y cojeando, cruzó el límite fronterizo y siguiendo la calzada que va hacia la ermita de San Pedro, volvió a su casa de Sakana sin ganas de seguir en aquel oficio.

Seguro que el hermano del arriero no llegó a estos parajes, ¡porque las brujas le quitaron todas las ganas para ello!

Estudiando este misterioso entorno, veremos un dolmen justo al lado del límite fronterizo. Vamos a observarlo más de cerca. 

Ireki/Itxi

4. Berrenoako Trikuharria

DOLMEN DE BERRENOA:

Se cree que en este entorno las brujas son anteriores a la calzada. Y es que en la “casa de los gentiles” o dólmenes también se encontró un trozo de cristal cuarzo utilizado a modo de amuleto. Asimismo, está extendida la creencia de que los dólmenes fueron obra de los gentiles, y por eso se les llama “casa de los gentiles”. Siendo los gentiles seres que no aceptaron el cristianismo, ¿qué sentido tiene una cruz labrada en la losa ubicada hacia el oeste?

La cuestión es que la calzada que hemos recorrido hasta ahora es el recorrido que hizo el arriero hasta la ermita de San Pedro, situada entre Urdiain y Altsasu; pero nosotros, tras descansar aquí, tomaremos el camino de descenso. 

Ver el vídeo del recorrido